PROMOCIONES EXCLUSIVAS

Samsung Galaxy S4 vs S3. ¿Qué hay de nuevo?

Esa es la pregunta que se puede hacer mucha gente después de echarle un vistazo al nuevo smartphone de Samsung. Y es que la primera impresión es que no ha cambiado nada. Al menos por fuera.

Una rebaja apenas perceptible de 0’8 milímetros de anchura y 3 gramos de peso, y aumento de la pantalla de 4’8 a 5 pulgadas. Es una línea claramente continuista del único teléfono que hasta ahora ha podido hacer sombra en ventas al iPhone. Porque si algo te funciona… ¿para qué cambiarlo?

Pero no es totalmente cierto. Sí que hay cambios importantes en el S4, pero todos ellos están por dentro. La compañía coreana introduce lo que hasta hace bien poco sonaría a perogrullada: dobla los núcleos del procesador y pasa a tener ocho, cuatro Cortex A15 a 1’6 GHz y cuatro Cortex A7 a 1’2 GHz. ¿Qué significa esto? Que cuando la demanda del teléfono sea muy alta utilizará los cuatro más potentes y que cuando no se necesite se utilizarán los otros cuatro, ahorrando así energía y alargando la vida de la batería. Es decir, que nunca el teléfono funcionará con los 8 núcleos, lo que hace que el avance no sea tan significativo.

Una de las palabras clave ya se ha pronunciado: batería. A todos nos da la impresión de que mejoran mucho menos que los teléfonos. Y este caso no es una excepción. El S4 incorpora de serie una batería de 2600 mAh frente a los 2100 mAh del S3, lo que supone un buen porcentaje extra de duración, en teoría. Porque en la práctica la autonomía de uno y otro es la misma.

Donde sí que de verdad se nota una mejora es en la memoria RAM. El paso de 1 GB a 2 GB es bastante apreciable en la fluidez del teléfono, sobre todo al cargar aplicaciones o archivos pesados.

La cámara supone otra mejora importante, no sólo por la densidad de los archiconocidos megapíxeles, que pasan de ser 8 a 13; si no por lo que es más importante para fotografiar: la apertura de la lente. Un 15% más de apertura provoca que más luz entre en el sensor de la imagen, lo que implica que las fotografías serán más nítidas y estarán mejor enfocadas en menos tiempo. Además cuenta con un autoenfoque contínuo mientras graba vídeo.

Conclusión: Si ya tienes el S3 no merecerá la pena el cambio, más allá de usuarios que exigen siempre la máxima velocidad en sus dispositivos. Para nuevos usuarios Galaxy sí sería recomendable hacerse con el S4, ya que la experiencia con Android nos indica que se inclinan a olvidarse de las anteriores versiones en sus actualizacioines…

Acerca de Gonzalo Comendador

avatar
Especialista Smartphone Ciudad Real

Deja un Comentario